Quedarse con una familia de acogida es una alternativa interesante a una estancia en un apartamento u hotel y ofrece, además, una excelente oportunidad para conocer el estilo de vida español. La mayoría de nuestras familias viven a poca distancia de la escuela, otros viven a 10 o 15 minutos en tren o autobús.